Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Septiembre de 2000 (18)

La pediculosis, al igual que la sarna, es una dermatosis por parásitos ubicuos, contagiosa y debilitante. Ambas dermatosis pueden coexistir. La pediculosis está causada por Pediculus humanus (piojos), un parásito humano que vive en la cabeza o en la ropa y Pthirus pubis, que habita en el pubis. Los piojos miden 1-3 mm, tienen 3 pares de patas que acaban en ganchos adaptados a la región colonizada. Son insectos chupadores de sangre. La hembra vive de 1-3 meses, pero muere en menos de 24 horas en cuanto se separa del huésped. Una hembra puede poner hasta 300 huevos en su vida que miden menos de 1 mm. Los huevos se abren a los 6-10 días y en 10 días son adultos. Los piojos se transmiten por contacto directo y el púbico se transmite por contacto sexual. La variedad capilar es más frecuente en niños de 3 a 11 años. Puede presentarse prurito, aunque no en todos los casos. La pediculosis activa se basa en el hallazgo de formas adultas o huevos viables. Pueden presentarse infecciones bacterianas secundarias al rascado. Existen muchos tratamientos disponibles frente al piojo capilar: piretrinas naturales o sintéticas combinadas con insecticidas, sin embargo, no existe consenso sobre cual es el tratamiento más efectivo. El malation puede utilizarse en mayores de 6 meses de edad. Se deja actuar durante 8-12 horas. El uso de lindane y DDT está cuestionado, por la posible toxicidad y emergencia de resistencias. En varias series de pacientes, la ivermectina ha demostrado ser efectiva; en loción o champú al 0.8%.
Palabras claves:
  • MALATION
  • PIOJOS
  • RESISTENCIAS
  • DDT
  • LINDANE

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.