Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Noviembre de 2000 (20)

La rotura de un termómetro médico o de un instrumento que contenga mercurio expone a un riesgo de intoxicación humana y de contaminación del ambiente. RECORDEMOS LO QUE NO SE DEBE HACER: no se debe utilizar nunca un aspirador o una escoba (para no contaminar estos utensilios así como el polvo o el aire puesto en circulación) y no se debe echar nunca el mercurio al fregadero (el mercurio se acumula en los sifones del fregadero y en contacto con el agua caliente podría generar vapores de mercurio). LA PERSONA QUE PROCEDE A LA RECUPERACION DEL MERCURIO DEBE: - para protegerse: quitarse las joyas porque el mercurio forma una amalgama y disuelve el oro, la plata y algunos metales; ponerse guantes resistentes a los productos químicos (para prevenir las eventuales irritaciones cutáneas en personas hipersensibles al mercurio y evitar cortarse con el vidrio); ventilar la habitación (para evacuar los vapores de mercurio). - para recoger el mercurio: usar un trozo de papel de tipo ""seca-todo"" para recoger los trozos de vidrio; recoger el mercurio con un rascador o con una jeringa de plástico desechable; recuperar el resto con tiras de cinta adhesiva; colocar el mercurio en un recipiente estanco de pequeño volumen, irrompible y preferentemente de plástico (nunca metálico). Este recipiente deberá cerrarse herméticamente, porque los vapores de mercurio son tóxicos. - para almacenar el mercurio: guardar el recipiente protegido de materias oxidantes, de ácidos y de metales en un lugar fresco y bien ventilado.
Palabras claves:
  • ROTURA
  • PREVENCION
  • RECOGIDA
  • CONSEJOS
  • ALMACENAMIENTO
  • MANEJO
  • RECOMENDACIONES

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.