Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Noviembre de 2000 (20)

Varios estudios en animales han demostrado que las estatinas incrementan la formación ósea, incrementando el volumen y densidad de los huesos. Para corroborar estos resultados se realiza un análisis caso-control sobre el uso de estatinas, fibratos y otros fármacos asociados a la disminución de lípidos y su influencia sobre las fracturas óseas. Sobre una población de más de 90.000 individuos mayores de 50 años, - 30% con tratamiento para disminuir los lípidos, 15% con hiperlipemia sin tratar y el resto sin alteraciones lipídicas, - se identifican cerca de 4000 fracturas óseas. Un análisis multifactorial de los datos y factores asociados a los individuos identifica la exposición a estatinas como un factor protector de fracturas óseas en mayores de 50 años. El beneficio se obtiene al poco tiempo de iniciado tratamiento con estatinas (1-4 meses) y se mantiene mientras perdura esta terapia. No se observan diferencias entre distintos grupos de edad o sexos. No se descarta un beneficio de los fibratos sobre la formación ósea, pero si éste existe, no es tan potente como el de las estatinas. Un estudio similar valora la relación entre uso de estatinas y fracturas de cadera en un grupo de población de edad superior a 65 años. Concluyen que existe relación entre el uso de estatinas y la reducción del riesgo de fracturas de cadera en ancianos.
Palabras claves:
  • EDAD
  • FIBRATOS
  • RIESGOS
  • ANCIANOS
  • BENEFICIOS
  • ESTATINAS
  • FRACTURAS
  • COMPARACION

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.