Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Noviembre de 2000 (20)

En base a la evidencia existente sobre el beneficio del ejercicio físico sobre la reducción de enfermedades coronarias, se plantea la hipótesis sobre la posible influencia sobre los accidentes vasculares cerebrales (AVC). Se realiza un estudio sobre más de 72.000 enfermeras, de 40 a 65 años, sin antecedentes de patología cardiovascular ni cáncer. La actividad física se cuantifica mediante un detallado cuestionario que se realiza en 1986, 1988 y 1992. Se realiza un seguimiento de presentación de AVC desde 1986 hasta 1994. Durante los ocho años de seguimiento se contabilizaron un total de 407 AVC - 258 isquémicos, 67 hemorragias subaracnoideas, 42 hemorragias intracraneales y 40 no clasificados - Se realiza un análisis multifactorial controlando la edad, índice de masa corporal, antecedentes de hipertensión y otras variables. El análisis demuestra que la actividad física está inversamente relacionada con el desarrollo de un AVC. Se concluye que el ejercicio físico, incluyendo el de moderada intensidad, como andar, se asocia con una reducción sustancial y proporcional de AVC total e isquémico. Los beneficios del ejercicio se observan incluso en aquellas mujeres que inician esta práctica en edad avanzada.
Palabras claves:
  • ACTIVIDAD
  • EJERCICIO
  • AVC
  • MUJER
  • BENEFICIOS
  • ISQUEMIA

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.