Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 2001 (22)

La endocarditis es una infección bacteriana que está localizada en el endocardio, generalmente en la superficie valvular. Ha sido una enfermedad que ha causado una elevada mortalidad hasta que se introdujeron las penicilinas,y posteriormente se realizaban las intervenciones quirúrgicas. Hoy en día, ha cambiado el arsenal terapéutico del cual se dispone para el tratamiento de la endocarditis, a pesar de presentar resistencia antibiótica. El gran número de alternativas terapéuticas ha reducido la estancia hospitalaria y actualmente se plantea realizar asistencia domiciliaria. Los pacientes que se incluyen en esta nueva práctica de tratar la endocarditis bacteriana deben presentar una buena respuesta clínica (afebril) y presentar una serie de hemocultivos negativos tras 7 días de tratamiento antibiótico hospitalario. Otros criterios de inclusión son presentar estabilidad hemodinámica y ausencia de insuficiencia cardíaca, renal o afectación del sistema nervioso central; el ecocardiograma no debe presentar complicaciones anatómicas, como sería destrucción valvular o abcesos, o vegetaciones mayores de 1 cm; disponibilidad de accesos venosos periféricos; aceptación por parte del paciente y de su familia y, por último, que no existan impedimentos logísticos. El paciente debe estar informado de los beneficios e inconvenientes del tratamiento domiciliario. También, deben saber las posibles complicaciones que puedan aparecer y ante cualquier caso de complicación estos pacientes deben tener asegurado un ingreso hospitalario preferencial.
Palabras claves:
  • DOMICILIARIO
  • INFECCION
  • CRITERIOS
  • INGRESO
  • INFORMACION
  • ENDOCARDIO
  • ACEPTACION
  • PACIENTE

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.