Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 2001 (22)

Existen estudios epidemiológicos que asocian los trastornos de la respiración durante el sueño a la elevación crónica de la tensión arterial. Se realiza un seguimiento de más de 700 individuos durante 4 años, midiendo de manera objetiva las alteraciones respiratorias que se producen durante el sueño tales como apnea o hipo-apnea y los valores de la tensión arterial o el uso de antihipertensivos, así como el índice de masa corporal, el consumo de tabaco y alcohol, sexo, edad, etc como factores potencialmente causantes de las alteraciones respiratorias del sueño. Durante los 4 años de seguimiento y ajustando todos los factores concomitantes se observa que existe una correlación entre la hipertensión y los trastornos respiratorios del sueño. Cuantos más episodios de apnea o hipo-apnea registrados mayor es la probabilidad de presentar hipertensión a medio y largo plazo. Tras realizar este estudio, y debido a la gran morbilidad y mortalidad asociada a la hipertensión y sus secuelas, se considera imprescindible investigar sobre los tratamientos para las alteraciones respiratorias del sueño. Los tratamientos disponibles actualmente, como el flujo de aire continuo con presión positiva, pueden ser efectivos, sin embargo es necesario continuar el desarrollo de nuevas alternativas en este campo. Las alteraciones respiratorias durante el sueño pueden afectar a un 9% de mujeres y 24% de hombres, según estadísticas de USA.
Palabras claves:
  • RONCAR
  • RIESGOS
  • HIPERTENSION
  • APNEA
  • SUEÑO

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.