Sesionbes Bibliográficas. 01 de Junio de 2001 (27)

La amisulprida, benzamida, está indicada para el tratamiento de la esquizofrenia. Este principio activo se caracteriza por la acción antagonista de la dopamina con gran afinidad por los receptores D2 y D3. En función de las dosis la amisulprida presenta varias actividades. Si las dosis oscilan entre 50 y 300 mg al día (dosis bajas) parece que se activa la transmisión dopaminérgica a través de los receptores presinápticos. Pero si las dosis oscilan entre 600-1200 mg al día presenta una actividad bloqueadora dopaminérgica equiparable a los neurolépticos clásicos, sin ofrecer ventaja alguna. La administración diaria debe repartirse en 2 tomas aunque debido a su semivida de eliminación prolongada podría darse como dosis única diaria. La amisulprida puede ser una alternativa en aquellos tratamientos donde los síntomas extrapiramidales sean intolerables o incontrolables a los antipsicóticos clásicos. Este principio activo a dosis bajas favorece la reducción de los síntomas negativos o deficitarios en la esquizofrenia. Los síntomas negativos engloban características como embotamiento afectivo, apatía, anhedonioa, aislamiento, déficit de atención y alogia. En pacientes con insuficiencia renal la excreción de la amisulpride es reducida pero no se ha visto un incremento a nivel plasmático.
Palabras claves:
  • INDICACION
  • ACTIVIDAD
  • EFICACIA
  • POSOLOGIA
  • MECANISMO

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.