Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Septiembre de 2001 (29)

Los manuales de farmacoterapia recomiendan que la L-tiroxina se tome en ayunas, debido a las potenciales interaciones con la comida y los medicamentos. Un estudio clásico de biodisponibilidad de tiroxina demostró que la biodisponibilidad era un 8,7% superior si se administraba en ayunas en lugar de tomarse con los alimentos. Además existen multitud de publicaciones que demuestran las interacciones a nivel de absorción de la tiroxina con colestiramina, suplementos de fibra, sulfato ferroso, hidróxido de aluminio y sucralfato. En una residencia geriátrica de casi 200 camas, debido a la preocupación por la respuesta a la tiroxina, se cambió la hora de administración de este fármaco de las 9 de la mañana a las 12 de la noche. El desayuno se sirve entre las 7- 8 h. y la cena entre las 17 - 18 h, tomando a las 21 h un tentempié. Se realizó un estudio retrospectivo analizando los cambios de los niveles de TSH en los 15 pacientes que tomaban tiroxina, comparando la concentración de TSH cuando se administraba a las 9h y, después del cambio de horarios, cuando se pasó a administrar a las 24h. La disminución de niveles de TSH observada como consecuencia del cambió de horario de administración de la tiroxina no fue significativa. Los autores concluyen que la tiroxina puede administrarse rutinariamente después del desayuno, o a la hora que sea más conveniente para las cargas de trabajo de las residencias o los horarios de los pacientes. Si en algún paciente se observan niveles de TSH inesperadamente elevados, debe valorarse la existencia de interacciones y considerar el cambio de hora de administración, separándola de las comidas (una hora antes o dos horas después).
Palabras claves:
  • HORARIO
  • INTERACCION
  • RESIDENCIA
  • TIROXINA
  • ADMINISTRACION

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.