Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Septiembre de 2001 (29)

Es necesario remitir al médico al paciente con tos cuando se trata de un niño menor de 1 año (la tos en el lactante es inusual y puede indicar un problema pulmonar) o de una persona de más de 80 años (puede ser un signo de alteraciones cardiorrespiratorias). También derivaremos al paciente al médico siempre que la tos vaya asociada a síntomas como disnea, ruidos respiratorios y dolor, en caso de que se presente con esputo coloreado, o fiebre elevada sin síntomas de resfriado o gripe. Cuando la tos vaya asociada a sintomatología laríngea y/o faríngea, se prolongue más de 2 semanas, existan placas de pus, astenia y pérdida de peso o a patologías respiratorias o cardíacas u otros trastornos crónicos se requiere tratamiento médico. En caso de que el paciente no se encuentre en la situación anterior podemos aconsejar distintos preparados farmacéuticos, según el tipo de tos y el efecto que deseemos conseguir. En caso de tos productiva, ésta es beneficiosa para eliminar el exceso de mucosidad y no debe suprimirse; podemos recomendar mucolíticos y expectorantes. Los primeros disminuyen la viscosidad de las secreciones bronquiales, para ello se emplean enzimas, tensioactivos, etc, como acetilcisteína, carbocisteína, bromhexina y ambroxol. Los expectorantes facilitan la expulsión de las secreciones bronquiales, a este grupo pertenecen la guaifenesina, los ioduros, el benzoato y el jarabe de ipecacuana. La tos no productiva, seca e ineficaz, suele ser molesta e irritativa. En este caso pueden emplearse antitusígenos para ayudar a descansar al paciente y disminuir la irritación. Este efecto puede conseguirse con derivados opiáceos como codeína, dextrometorfano, noscapina y folcodina. También poseen efecto antitusígeno, aunque no bien documentado, los antihistamínicos tipo difenhidramina y bromfeniramina. Existen medidas higiénicas no farmacológicas efectivas como son: hidratación adecuada del paciente (beber agua, humedad y temperatura ambiental adecuadas e inhalaciones de vapor o vahos), utilización de demulcantes que suavicen la mucosa (extractos de Althaea, miel, glicerina, azúcar, regaliz y otras plantas medicinales), supresión del tabaco y realización de ejercicios respiratorios y posturales (estimulan la tos e incrementan su efectividad).
Palabras claves:
  • CONSEJOS
  • HIDRATACION
  • HIGIENE
  • MUCOLITICOS
  • DEMULCENTES
  • ANTITUSIGENOS
  • PROTOCOLOS
  • EXPECTORANTES

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.