Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Octubre de 2001 (30)

La laringitis es un conjunto de procesos producidos por la inflamación de la laringe debido a una causa infecciosa y/o irritativa. Es una patología muy frecuente, la evolución clínica es buena en casi todos los casos pero en algunas puede llegar a comprometer la vida del paciente. Por ello es bueno realizar un correcto diágnostico. Las manifestaciones clínicas más comunes son: disfonía (ronquera), afonía (pérdida de la calidad e intensidad de la voz), disnea (sensación de falta de aire), dolor laríngeo, tos seca o productiva, estridor inspiratorio (sonido producido por la entrada dificultosa de aire), disfagia (dificultad para deglutir) y odinofagia (dolor en la garganta). Cada proceso puede necesitar unas medidas específicas pero generalmente se recomienda dejar reposar la voz (al hablar se produce un aumento de la fricción del aire con la mucosa laríngea y se inflama); evitar agentes irritantes externos (humo, polvo, tabaco, productos químicos...); hacer inhalaciones de vapor con sustancias volátiles aromáticas tipo mentol y eucalipto, o bien con corticoides en forma de aerosol (budesonida junto con suero salino fisiológico). Y por último, en casos de tos seca utilizar antitusígenos sedantes (codeína), o bien antitusígenos no sedantes (dextrometrofano, dimemorfano, cloperastina,…). Deben evitarse en caso de tos productiva. Cuando el proceso inflamatorio laríngeo es muy agudo debe dirigirse al hospital porque podría ser necesario recurrir a medidas de emergencia como: administración de adrenalina, oxigenoterapia, corticoides, e intubación endotraqueal.
Palabras claves:
  • DEFINICION
  • EVOLUCION
  • MANIFESTACIONES
  • CORTICOIDES
  • INHALACIONES
  • ANTITUSIGENOS

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.