Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 2002 (33)

Las hemorroides son dilataciones venosas localizadas en la parte inferior del intestino grueso y/o del ano que se presentan en episodios agudos y pueden cronificar.

Se presentaN frecuentemente a partir de los 40 años. Frente a una consulta por hemorroides el farmacéutico debe derivar el paciente al médico si éste tiene más de 50 años o menos de 12, si el dolor es interno, con irritación persistente, existe pérdida de peso, se observa sangre en heces, se acompaña de vómitos o los síntomas duran más de 7 días. Igualmente, se debe remitir el paciente al médico en caso de que existan patologías concomitantes como afecciones genitales, rectosigmoidales, endocrinas, si se trata de hemorroides recurrentes, si el paciente sufre hipertensión portal o insuficiencia cardíaca, presenta infección anal o tiene un tumor pélvico. También en el caso de que los medicamentos OTC hayan sido inefectivos, debe dirigirse al paciente a una exploración médica.

Los síntomas más frecuentes de las hemorroides son: prurito en la zona perianal, irritación, dolor e inflamación.

Las hemorroides se pueden tratar de modo preventivo con medidas higiénicas o mediante tratamiento tópico. En el cuadro agudo se recomienda aplicar vaselina tópica antes de la defecación, higiene anal después de la defecación. La dieta debe ser rica en fibras, con abundante líquido y sin sustancias irritantes ni astringentes. El ejercicio físico puede favorecer el retorno venoso.

Ver ficha: HEMORROIDES: Tratamiento framacológico.

Palabras claves:
  • CARACTERISTICAS
  • CONSEJOS
  • DIETA
  • EJERCICIO
  • RIESGOS

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.