Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Agosto de 2002 (39)

La prevención primaria de la patología cardíaca coronaria implica el tratamiento de personas con factores de riesgo establecidos para prevenir las coronariopatias en aquellos que no poseen manifestaciones clínicas de enfermedad. Entre los factores de riesgo identificados que suponen objetivos de la prevención primaria encontramos la hipertensión, el tabaco, la hipercolesterolemia y el estilo de vida sedentario y además la actividad plaquetar y la inflamación. La aspirina posee acción antiagregante plaquetar y antiinflamatoria, por ello su papel en la prevención primaria de accidentes coronarios. La mayoría de ensayos clínicos y un meta-análisis que evalúan el efecto de la aspirina en la prevención primaria de coronariopatías concluyen que la aspirina reduce el riesgo de accidentes cardiovasculares pero también se asocia a un incremento de hemorragias. Los beneficios de reducción de riesgo de la aspirina son mayores cuanto mayor es el riesgo cardiovascular, superando en estos casos el incremento del riesgo de hemorragias. Uno de los puntos controvertidos es la dosis de aspirina, ya que los diversos estudios utilizan dosis desde 75 hasta 500 mg/día. Los estudios sobre la dosificación de aspirina proponen que la función plaquetar se inhibe con dosis bajas (100 mg al día o menos). Se desconoce si el uso de dosis bajas se asocia con menor incidencia de hemorragias. Los beneficios de la aspirina están claros en algunos subgrupos. La mayoría de ensayos están realizados con hombres; existe un estudio observacional que sugiere que en las mujeres el efecto puede ser el mismo, sin embargo falta analizar los resultados de un ensayo que se está realizando actualmente para concluir definitivamente el papel de la aspirina en la prevención primaria cardiovascular en mujeres. Tampoco existen datos definitivos sobre el uso de aspirina en población hipertensa; el estudio de subgrupos de hipertensos en los ensayos sugiere que la aspirina puede ser menos beneficiosa, o incluso perjudicial en este subgrupo. El uso de aspirina parece eficaz en la prevención de accidentes cardiovasculares en pacientes con diabetes mellitus. Conclusiones: La aspirina probablemente reduce el riesgo de infarto de miocardio en hombres de más de 50 años, para su recomendación debe tenerse en cuenta los factores de riesgo del paciente; ya que a mayor riesgo, mayor beneficio; y las patologías asociadas.
Palabras claves:
  • EFICACIA
  • BENEFICIOS
  • DIABETES
  • SEXO
  • INFARTO
  • HIPERTENSION
  • RIESGO

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.