Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Agosto de 2002 (39)

La epilepsia es una patología neurológica que afecta al 1% de la población de USA, con consecuencias psicosociales y económicas a la que se le presta mucha menor atención que a otras enfermedades. Un estudio reciente estima que el 44% de los pacientes epilépticos no consiguen estar libres de convulsiones, incluso con medicamentos. En la mayoría de casos con 1 o 2 medicamentos se consigue el control de la enfermedad y el paciente no presenta convulsiones, sin embargo, existen muchos casos refractarios. Los pacientes que con 2 fármacos, a dosis adecuadas, no consiguen el control de los síntomas presentan un riesgo elevado de fracaso con otros antiepilépticos. La farmacoterapia es el tratamiento principal de la epilepsia. En los años 90, después de 2 décadas, por fin aparecen nuevos antiepilépticos, 9 en la última década: felbamato, gabapentina, lamotrigina, fosfenitoina, topiramato, tiagabina, levetiracetam, oxcarbazepina y zonisamida. La oxacarbazepina está estructuralmente relacionada con la carbamazepina y fue aprobada en 1999 por la FDA como monoterapia y como adyuvante en el tratamiento de convulsiones parciales del adulto. También está aprobado como terapia adyuvante en el tratamiento de convulsiones parciales en niños a partir de los 4 años. Existen 7 ensayos clínicos randomizados, doble ciego, multicéntricos, publicados sobre la eficacia de la oxcarbazepina y una revisión sistemática sobre su uso en la epilepsia parcial resistente. Tres estudios internacionales muestran que la oxcarbazepina es efectiva como tratamiento de primera línea en pacientes con convulsiones tónico-clónicas parciales o generalizadas recién diagnosticadas en adultos y niños, con un buen perfil de efectos adversos, similar al ácido valproico y mejor que la fenitoína. La oxcarbazepina parece que presenta menor frecuencia y menor potencia de efectos adversos que la carbamacepina, no se ha publicado ningún caso de toxicidad hepática ni hematológica. Los efectos adversos asociados al uso de oxcarbazepina son hiponatremia, gastrointestinales y sobre el sistema nervioso central y son dependientes de la dosis. La oxcarbazepina es un profármaco, tras su administración oral se convierte rápidamente en el principio activo derivado monihidroxido. La presencia de alimentos no afecta la biodisponibilidad, su semivida de eliminación es de 9 horas, lo que permite 2 administraciones diarias. Se elimina por vía renal, como principio activo o como glucurónido. Se han descrito interacciones con los anticonceptivos orales. El fenobarbital, fenitoína, carbamacepina y valproico pueden disminuir significativamente las concentraciones plasmáticas del fármaco activo.
Palabras claves:
  • INTERACCIONES
  • EFICACIA
  • DOSIS
  • EFECTOS-ADVERSOS

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.