Sesionbes Bibliográficas. 01 de Enero de 1996 (7)

La prevalencia de la automedicación ha aumentado notablemente en los últimos años, favorecida por una serie de factores como son: la dificultad de acceso a la asistencia sanitaria, el miedo a conocer la propia enfermedad, la tendencia a evitar la relación con el médico, o el escepticismo sobre la eficacia del sistema sanitario. A estos factores, en los países industrializados, se ha unido un aumento del número de medicamentos disponibles sin receta, mejor educación sanitaria, profusión de publicaciones y publicidad de la industria farmacéutica. El aumento de la automedicación justifica la necesidad de mejorar la información dirigida a los pacientes, la cual según la OMS es esencial que se adecue al nivel de educación y de conocimientos de la población a que vaya dirigida para conseguir que se realice de forma racional, segura y eficaz. La automedicación presenta diversos inconvenientes, entre los que destaca, debido a la falta de información de los pacientes, una inadecuada elección y uso de los medicamentos, que puede derivar en aparición de reacciones adversas y riesgo de abuso y dependencia, así como un retraso en la asistencia médica apropiada. A pesar de todo ello, la automedicaión no debería considerarse exclusivamente como una forma de uso irracional de medicamentos, sino como una situación con ciertos aspectos positivos que, como parte de los autocuidados de salud, podría reconducirse como un instrumento importante de reducción de los costos sanitarios.
Palabras claves:
  • FARMACOECONOMÍA
  • EDUCACIÓN

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.