Sesionbes Bibliográficas. 01 de Octubre de 2002 (41)

La vitamina A está compuesta por un grupo de retinoides liposolubles. El retinol es la forma predominante y es básico para la visión. La ingesta diaria recomendada es de 5000 UI (1500 mcg). Los precursores de la vitamina A se encuentran solamente en el mundo animal y la podemos obtener a partir de carnes, pescado, huevos o leche. La vitamina A es imprescindible para la visión, especialmente la visión nocturna, la respuesta inmunológica, el crecimiento de las células epiteliales, etc. El déficit de vitamina A produce xeroftalmia, ceguera nocturna e incrementa la susceptibilidad a distintas enfermedades. La toxicidad por vitamina A puede conducir a hepatotoxicidad, cambios visuales, anomalías craneofaciales en el feto. También se ha asociado una ingesta elevada de retinol con un incremento de las fracturas de cadera. Se ha investigado la acción del retinol como agente quimioprotector de distintos tipos de cáncer, por su acción sobre las células epiteliales y sobre el sistema inmunológico. Varios estudios asociaron la ingesta de vitamina A con una reducción en la incidencia de cáncer de vejiga, sin embargo, un meta-análisis reciente atribuye esta reducción a la dieta rica en frutas y vegetales pero sin relación con el retinol. También se sugiere la existencia de una asociación entre la ingesta de vitamina A y/o carotenos y la reducción de la incidencia de cáncer de mama. La vitamina A podría disminuir el riesgo de cáncer de vejiga y de mama, pero no se ha encontrado asociación con otros tipos de cáncer.
Palabras claves:
  • DIETA
  • CANCER
  • MAMA
  • VEJIGA
  • EFECTOS-ADVERSOS
  • DOSIS
  • TOXICIDAD
  • DEFICIT

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.