Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Noviembre de 2002 (42)

Un nuevo análisis permite conocer la progresión de la presión arterial en los adultos inicialmente normotensos. Los pacientes (4200 hombres y 5645 mujeres) con una media de edad de 52 años, que tenían una presión arterial inferior a 140/90 mmHg al ser incluidos en el estudio, fueron objeto de seguimiento entre 1978 y 1994. Entre las personas cuya presión arterial inicial era superior a 120/80 mmHg, 1,3% de los menores de 65 años y 4,3% de los mayores de 65 años, al cabo de un año tenían una presión arterial superior o igual a 140/90 mmHg. Cuando la presión inicial estaba comprendida entre 130/85 mmHg y 139/89 mmHg, el 11% de las personas menores de 65 años y el 15,7% mayores de 65 años sobrepasaron el umbral de 140/90 mmHg, un año más tarde. Después de cuatro años de observación, cerca de cuatro veces más pacientes habían sobrepasado el umbral de 140/90 mmHg. CONCLUSION: una medición anual sistemática sólo parece justificada en los pacientes mayores de 65 años o cuando la presión es superior a 130/85 mmHg, a cualquier edad.
Palabras claves:
  • SEGUIMIENTO
  • TENSION
  • MONITORIZACION
  • EDAD

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.