Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Noviembre de 2002 (42)

El esomeprazol, inhibidor de la bomba de protones, está indicado para el tratamiento de la esofagitis erosiva por reflujo, profilaxis en pacientes con esofagitis curada para evitar recidivas, y para el tratamiento sintomático de la enfermedad por reflujo. También, está indicado para la erradicación, cicatrización y prevención de úlcera por Helicobacter pylori, pero debe combinarse con un régimen terapéutico antibacteriano apropiado para la erradicación de Helicobacter pylori. La acción de esomeprazol radica en la inhibición de la bomba de protones, ésta es el elemento principal del mecanismo secretor del ácido del estómago. La inhibición enzimática es irreversible, por lo tanto, la acción es más duradera permitiendo la administración única diaria del fármaco. La dosis diaria recomendada es de 40 mg. Otros fármacos del mismo grupo terapéutico son omeprazol, lansoprazol, pantoprazol y rabeprazol. El esomeprazol es el enantiómero S del omeprazol. El esomeprazol presenta un efecto antisecretor gástrico equiparable al del omeprazol y aunque mantiene leves diferencias de carácter farmacocinético con omeprazol, éstas no tienen relevancia clínica. El esomeprazol presenta un amplio margen de seguridad, equiparable a cualquier otro fármaco de su grupo terapéutico, y sin presentar alguna ventaja aparente. El tratamiento prolongado con cualquier fármaco de este grupo terapéutico incita a pensar en posibles efectos adversos como aclorhidria y por lo tanto de la hipergastrimenia, pero de momento no se han observado este tipo de efecto en tratamientos muy prolongados (5 años).
Palabras claves:
  • EFICACIA
  • COMPARACION
  • INDICACION
  • DURACION
  • POSOLOGIA
  • EFECTOS-ADVERSOS

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.