Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Noviembre de 2002 (42)

El vértigo es la sensación subjetiva de movimiento o rotación del entorno o del propio cuerpo. Se trata de un síntoma que indica desequilibrio en el sistema vestibular, desde el oído hasta la corteza cerebral. Se distinguen dos tipos de vértigo en función de su etiología: periférico, cuando hay lesión a nivel del laberinto o nervio vestibular; y central, cuando hay afectación de los núcleos vestibulares del tronco cerebral o sus proyecciones al cerebelo o corteza cerebral. Como vértigo de origen periférico se distinguen los siguientes subtipos: posicional paroxístico benigno, neuritis vestivular, enfermedad de Meniere, laberinitis aguda, fístula perilinfática, neurinoma del acústico y vértigo post-traumático. Y como vértigo de origen central se distinguen los de patología vascular, tumores, esclerosis múltiple, epilepsia del lóbulo temporal, vértigo psicógeno, vértigo cervical, y otras alteraciones sistémicas como hiperglucemia, hipotiroidismo y enfermedades autoinmunes. El tratamiento del síndrome vertiginoso de fase aguda (vértigo intenso e incapacitante): se recomienda reposo y tratamiento farmacológico para eliminar la sensación de vértigo durante 5 o 7 días con antihistamínicos, anticolinérgicos y benzodiazepinas. La acción antivertiginosa de los antihistamínicos se debe a su acción anticolinérgica sobre el SNC, y también actúan como antieméticos. Los más utilizados son ciclicina (50 mg/4-6 horas por vía oral o intramuscular y 100 mg/8 horas por vía rectal), dimenhidrinato (50 mg/4-6 horas por vía oral y 100 mg/8h por vía rectal), hidroxicina (25 mg/6-8 horas por vía oral). Las benzodiazepinas aportan acción sedante y poca actividad antiemética. Las más utilizados son diaepam (5-10 mg/12-24 horas por vía oral) y clorazepato dipotásico (5-15 mg/12-24 horas por vía oral o intramuscular). Los anticolinérgicos más utilizados son dimenhidrinato y la escopolamina (ésta en forma farmacéutica parches). Para reducir los síntomas neurovegetativos acompañantes se emplean antieméticos del grupo de antidopaminérgicos como domperidona (10 mg/8horas) o metoclopramida (10 mg/8 horas por vía oral o intramuscular). El tratamiento del síndrome vertiginoso de fase subaguda (sensación de inestabilidad) es con vasodilatadores antagonistas de calcio como flunaricina (10 mg/24 horas) y cinaricina (75 mg/12 horas por vía oral) y con ejercicios de rehabilitación vestibular que consisten en movimientos destinados a reforzar los movimientos de los ojos y la cabeza.
Palabras claves:
  • ANTIEMETICOS
  • ETIOLOGIA
  • CLASIFICACION
  • BENZODIAZEPINAS
  • ANTIHISTAMINICOS
  • VASODILATADORES
  • ANTICOLINERGICOS

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.