Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Abril de 2003 (47)

El tramadol es un analgésico de tipo opiáceo. Se han publicado varias observaciones de uso abusivo de este medicamento después de una prescripción inicial para el dolor. El efecto deseado era una euforia, una sedación, una relajación. Para continuar obteniendo los efectos buscados fue necesario un aumento de las dosis. La suspensión brusca del tramadol provoca un síndrome de abstinencia en caso de abuso, pero también en caso de tratamientos prolongados a dosis terapéuticas (inferiores o iguales a 400 mg diarios). Una paciente de 45 años que había tomado 50 a 100 mg diarios de tramadol durante 1 año presentó los siguientes síntomas: cefaleas, agresividad, temblores, taquicardia, náuseas y diarreas, al suspender el tratamiento. Estos síntomas desaparecieron al cabo de una semana aproximadamente. La toma de tramadol al final del embarazo expone al recién nacido a un síndrome de abstinencia. En Gran Bretaña, se ha detectado 1 caso de dependencia o de síndrome de abstinencia por 6000 pacientes tratados. Esta substancia era la tercera citada con mayor frecuencia en las notificaciones de síndrome de abstinencia del sistema de farmacovigilancia británico. CONCLUSION: el tramadol no ha de tomarse a la ligera. La existencia de dependencia y de síndrome de abstinencia es real y los pacientes deberían ser informados para realizar una suspensión progresiva, sobre todo si el tratamiento ha sido de larga duración (> 3 meses).
Palabras claves:
  • TRAMADOL
  • DOSIS
  • TRATAMIENTO
  • ABUSO
  • SINDROME
  • DEPENDENCIA

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.