Sesión Bibliográfica Semanal 01 de Septiembre de 2003 (51)

La prevalencia a lo largo de la vida de dolor de cabeza es cercana al 90%, demostrando estudios en Estados Unidos, que un 25% de la población sufre episodios de cefalea severa anualmente, y un 4% presenta al año dolor de cabeza diario o casi diario. En Estados Unidos un 9% de la población utiliza todas las semanas algún fármaco para esta patología. El primer paso en la valoración de un dolor de cabeza debe ser la búsqueda de un origen, mediante un buena historia clínica y un examen general, haciendo hincapié en el examen neurológico. Los métodos de diagnostico por imagen o de análisis de líquido cefalorraquídeo se han de reservar para aquellos casos de aparición brusca o más grave. Una vez descartada una patología originaria del dolor de cabeza, es muy útil dividir los dolores de cabeza en crónicos, aquellos que sobrevienen más de 15 días al mes durante más de 6 meses, y episódicos. La mayoría de los crónicos esta asociados a formas cefaleas tensionales o migrañas, no estando clara la base fisiopatológica que origina la cronificación de estos tipos de cefaleas. Los traumas físicos o emocionales, cambios importantes en la vida, cirugía, y los cambios hormonales pueden acelerar este proceso. También se puede ver en estos pacientes un sobreuso de analgésicos, descongestivos, relajantes musculares, sedantes o ansiolíticos, que pueden perpetuar el dolor de cabeza. Puede requerir especial atención la presencia de depresión, ansiedad, insomnio, fibromialgia e incapacidad asociada a la cefalea. La cefalea tensional es la menos diferenciada de las cefaleas, caracterizada por la ausencia de características específicas. El dolor es leve o moderado, generalmente bilateral y no pulsátil. Normalmente permanece constante, o aumenta con el ejercicio físico. Suele asociarse a estrés y no es muy limitante. La cefalea en racimo se caracteriza por dolores de cabeza recurrentes durantes semanas o meses, caracterizados por dolor periórbital y unilateral, intenso que puede ir de minutos a horas. La migraña presenta una gran variabilidad de características entre distintos pacientes o ataques, lo que dificulta su diagnóstico. Se considera unilateral y punzante, pero el 40% de los pacientes presentan dolor bilateral y no pulsátil. Puede confundirse también con otros tipos de cefaleas. Por ello, el modelo de diagnóstico basado en los síntomas, a menudo puede conducir a error. Se puede considerar que un dolor de cabeza inutilizante, en ausencia de señales de alerta, dolor diario o abuso de analgésicos, se trata prácticamente seguro de una migraña.
Palabras claves:
  • RACIMO
  • ANALGÉSICOS
  • CEFALEA
  • TENSIONAL
  • MIGRAÑA

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.