Sesionbes Bibliográficas. 01 de Abril de 2004 (58)

Los agentes mucolíticos se pueden dividir en enzimas, productos azufrados, compuestos sintéticos derivados de la vasicina y agentes tensioactivos. Las enzimas usadas como mucolíticos son la tripsina y la dornasa. La primera hidroliza mucoproteínas y secreción fibrosa, mientras que la segunda actúa sobre el ADN, teniendo utilidad tan solo en el tratamiento de la fibrosis quística, en pacientes con enfermedad ligera o moderada y con capacidad vital forzada mayor o igual al 40%, puesto que para valores inferiores tiene un efecto escaso o nulo. Ambas enzimas se usan en forma de aerosol, y se deben reservar para casos muy particulares y solo durante pocos días, puesto que pueden producir brocospasmo y reacciones de hipersensibilidad de gravedad diversa. Su eficacia es variable y su rendimiento escaso. Los productos azufrados son derivados de la cisteina que actúan rompiendo puentes disulfuro de las mucoproteínas. En este grupo se incluyen N-acetilcisteina, S-carboximetilcisteina, MESNA, letosteina y citiolona. La N-acetilcisteina es activa por todas las vías, y entre sus efectos tóxicos, que aumentan con la dosis, podemos citar estomatosis, rinorrea, náuseas y brocoespasmo. Numerosos estudios han demostrado que los pacientes tratados con esté fármaco sufren menos reagudizaciones, aunque no está claro si es debido a su papel como mucolítico o como antioxidante. Está indicado en el alivio sintomático de afecciones del tracto respiratorio que cursan con producción excesiva de moco, como otitis catarrales, catarros tubáricos, sinusitis, rinofaringitis o laringotraqueitis. También se usa en la preparación para broncoscopias, broncogravías y en broncoaspiraciones. S-carboximetilcisteina esta indicado en el síndrome bronquítico y procesos que requieren de una fluidificación y expectoración, como bronquitis aguda y crónicas (en esta tiene una mayor acción en las fases iniciales que las avanzadas de la enfermedad). También está indicado en, y bronquiectasias, y en asma alérgica, bronquitis del fumador, enfisema pulmonar, neumonía, traqueobronquitis, tuberculosis, fibrosis quística o atelectasia por obstrucción mucosa. El MESNA es un mucofluidificador que se puede usar in situ, a nivel hospitalario, por instilación endotraqueal, como en grandes atelectasias por tapón de moco. En aerosol puede producir broncoespasmo, y su uso ha quedado muy limitado a unidades de respiratorio a nivel de hospital. Está indicado en síndromes respiratorios, principalmente obstructivos, que conllevan acumulación de mucosidades bronquiales, como broncopatías exudativas, bronquitis asmáticas, bronquitis capilar difusa, bronquitis enfisematosa, bronquiectasia, atelectasia postoperatoria y mucoviscidosis.
Palabras claves:
  • MUCOLITICO
  • N-ACETILCISTEÍNA
  • S-CARBOXIMETILCISTEÍ
  • TRIPSINA
  • DORNASA ALFA

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.