Sesión Bibliográfica Semanal 01 de Enero de 2005 (66)

Durante las 13 primeras semanas de embarazo, el feto depende de su madre para su aporte en tiroxina (T4). Después, su tiroides la substituye y produce por sí misma la T4. Un aporte insuficiente de T4 puede provocar en el niño que ha de nacer trastornos del desarrollo cerebral, una disminución de la inteligencia y un aumento de la mortalidad fetal. En las mujeres con buena salud, la secreción de T4 aumenta durante el embarazo. A las mujeres que sufren hipotiroidismo se les aconseja aumentar su dosis de T4 durante un embarazo, pero hasta ahora, no se sabía bien en que momento era necesario aumentar esta dosis y en qué proporción. ESTUDIO: los autores han medido, antes y durante el embarazo, las tasas de T4, de TSH, de estradiol y de hormona coriónica gonadotropa en 19 mujeres con hipotiroidismo que iniciaban un embarazo. Durante el primer trimestre, las necesidades de T4 aumentaron cerca del 30%. A partir de la 16ª semana de embarazo, estas necesidades se mantuvieron estables, situándose en una media de 47% por encima de la dosis inicial. Fue necesario aumentar la dosis en el 85% de las mujeres. A partir de la evolución de las curvas relativas a las necesidades de T4 y de los niveles séricos de estradiol, los autores deducen que el estradiol es el factor determinante para el aumento de las necesidades en T4. En la práctica, los autores recomiendan que a las mujeres con hipotiroidismo se les informe por escrito de la necesidad, en caso de embarazo, de aumentar enseguida cerca de un 30% la dosis de T4. Como la T4 tiene una semivida larga, la mujer puede tomar dos dosis cotidianas suplementarias durante una semana. Poco después tiene que hacerse determinar la TSH por el médico y hacerlo varias veces durante el embarazo. En las mujeres en las que las necesidades de T4 no aumentan durante el embarazo, el aumento de la dosis no crea problemas. La disminución del nivel de TSH reduce la secreción de T4 por la tiroides. CONCLUSION: en las mujeres con hipotiroidismo que quedan embarazadas conviene aumentar la dosis de T4 cerca de 30% al inicio del embarazo. A partir del 2º trimestre, las necesidades en T4 se situan cerca del 40-50% por encima de la dosis de T4, normalizando el nivel de TSH antes del inicio del embarazo.
Palabras claves:
  • tiroxina
  • embarazo
  • T4
  • TSH
  • hipotiroidismo
  • estradiol
  • hormona coriónica gonadot

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.