Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 2005 (66)

La osteoporosis es un ejemplo de enfermedad crónica no maligna cuyo síntoma cardinal lo constituyen fuertes dolores que a menudo son el principal problema para las personas afectadas. No obstante, los opioides no se suelen utilizar en el cuadro del tratamiento. Esto ocurre probablemente por el hecho de que muchos médicos no piensan en recurrir a los opioides para la osteoporosis o los excluyen como consecuencia de una mala apreciación. Actualmente, todavía son esencialmente los AINE - cargados de riesgos y a menudo insuficientes para la osteoporosis- los más ampliamente prescritos. El cuadro típico de la osteoporosis clínicamente manifiesto es conocido: espalda curvada, abdomen prominente, pérdida de estatura, dolores dorsales crónicos con exacerbaciones agudas a intervalos y, en fin, calidad de vida muy reducida. En los últimos años se han registrado grandes progresos en el tratamiento de la osteoporosis gracias al desarrollo de medicamentos nuevos y eficaces que actúan sobre los procesos celulares de remodelación ósea en el sentido de una estabilización de la microarquitectura ósea. Se tienen pocos datos sobre el tratamiento del dolor en la osteoporosis. El tratamiento del dolor suele instaurarse en función de las necesidades conforme al plan por etapas de la OMS; no obstante, para muchos pacientes esto representa una pérdida de tiempo notable para la deseada obtención de la regresión del dolor. En el cuadro de una relación de utilización de la buprenorfina transdérmica en 3255 pacientes que sufrían dolores crónicos, se han descrito buenos efectos terapéuticos en el caso de dolores debidos a tumores malignos y no malignos. En el 17% de los pacientes el origen del síndrome doloroso crónico era una osteoporosis. En otro estudio prospectivo con 49 pacientes osteoporóticos un tratamiento de 4 semanas con fentanilo permitió controlar bien el dolor. CONCLUSION: se puede considerar que para los pacientes osteoporóticos, el tratamiento analgésico con opioides permite obtener un buen control del dolor asociado a una mejoría rápida de la calidad de vida. Además, el riesgo de progresión de la osteoporosis ligado a la inmovilidad retrocede por el hecho de que los pacientes vuelven a poderse mover.
Palabras claves:
  • fuertes dolores
  • AINE
  • buprenorfina transdérmica
  • fentanilo
  • opioides
  • osteoporosis

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.