Sesión Bibliográfica Semanal 01 de Enero de 2005 (66)

El tratamiento sintomático del eczema atópico (o dermatitis atópica) recurre, al principio, a medidas sencillas (evitar los factores de irritación) y a cremas hidratantes. Las inflamaciones súbitas se tratan con corticoides. El pimecrolimus (ELIDEL) es un inmunodepresor utilizado localmente en tratamiento sintomático a corto plazo para el eczema atópico desde la edad de 2 años. Diferentes estudios realizados con niños y adultos han mostrado la superioridad del pimecrolimus sobre el excipiente sólo, pero su eficacia queda muy por debajo de la de un dermocorticoide de actividad moderada según un estudio que los comparó en adultos. No se ha hecho ninguna comparación con niños que, sin embargo, son los más afectados por el eczema atópico. Los efectos adversos más frecuentes son sensaciones de quemazón en el lugar de aplicación e infecciones cutáneas. Los efectos adversos sistémicos, principalmente infecciosos, han sido más notables en el lactante. Los riesgos a largo plazo, especialmente el cáncer cutáneo, no han sido evaluados. CONCLUSION: para las inflamaciones súbitas de eczema atópico, el tratamiento de referencia sigue siendo un dermocorticoide; en los niños parece preferible comenzar con dermocorticoides de actividad débil. No hay razón para utilizar el pimecrolimus, de eficacia inferior a la de los dermocorticoides y del que no se conocen bien los efectos adversos potenciales a largo plazo, especialmente en los niños.
Palabras claves:
  • eczema atópico
  • pimecrolimus
  • dermocorticoide

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.