Sesión Bibliográfica Semanal 01 de Junio de 2006 (82)

El manejo de la oftalmopatía de Graves incluye altas dosis de glucocorticoides. Los glucocorticoides pueden tener efectos secundarios, y por eso su utilización debe siempre ser considerada cuidadosamente. CASO CLÍNICO: Una mujer de 66 años que recibía altas dosis de metilprednisolona (1g iv diario) para la oftalmopatía activa de Graves, desarrolló hipertensión severa seguida de infarto de miocardio en el quinto día de tratamiento. Antes del infarto de miocardio, la paciente estaba en buena condición, normotensa, no diabética, no obesa. Excepto por un hipotiroidismo después de tratamiento radioyodado (eutiroide bajo terapia sustitutiva), la paciente no sufrió anteriormente otras enfermedades. Había tenido en el pasado un episodio de molestia en el pecho. Se concluye que el infarto de miocardio puede desarrollarse en pacientes con oftalmología de Graves tratados con altas dosis de glucocorticoides, especialmente en aquellos individuos con enfermedad coronaria preexistente; el aumento de presión sanguínea debe ser tratada agresivamente ya que puede anunciar y desencadenar la aparición de esta complicación.
Palabras claves:
  • metilprednisolona
  • Altas dosis
  • Glucocorticoides
  • IAM
  • Metilprednisolona
  • Oftalmopatia de Graves
  • Oftalmologia

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.