Sesión Bibliográfica Semanal 01 de Junio de 2006 (82)

Desde el descubrimiento del VIH, hace 20 años, se siguen calculando aproximadamente más de 5 millones de nuevos casos de infección anuales en todo el mundo. Dado que no se dispone de ninguna vacuna eficaz, se estudia el potencial preventivo de las substancias antirretrovirales existentes. Se trata, por ejemplo, del TRUVADA, asociación fija que se compone de dos inhibidores de la transcriptasa, la emtricitabina (EMTRIVA) y el tenofovir (VIREAD). Estos estuudios son razonables, habida cuenta de los conocimientos que se tienen del curso de la enfermedad; se han hecho experiencias en la materia a través del empleo postnatal de medicamentos antiretrovirales, que trata de proteger al recién nacido de una transmisión del VIH por la madre. La etapa siguiente implicaría que una substancia pudiese proteger a personas no infectadas contra una transmisión del virus. Hoy en día, el TRUVADA se recomienda para una prevención post-exposición. Si se comprobase que es conveniente como producto empleado en prevención, se trataría de un medicamento ideal porque generalmente se tolera bien, posee una eficacia prolongada y no produciría más que resistencias mínimas. Los resultados de un estudio - recientemente publicado - realizado con animales son prometedores, pero mientras no se lleven a término estudios suplementarios, el TRUVADA debe seguir siendo utilizado sólo a título terapéutico o en prevención post-exposición porque por ahora no se dispone de ninguna prueba clínica.
Palabras claves:
  • Prevencion
  • VIH
  • Neonatos
  • Inhibidores transcriptasa
  • Post-exposición

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.