Sesión Bibliográfica Semanal 01 de Junio de 2006 (82)

La metadona se prescribe a menudo como tratamiento de substitución para los heroinómanos.El ejemplo de caso clínico a continuación trata de una mujer de 28 años madre de dos niños a la que se prescribieron 30 mg de metadona diarios porque era dependiente de opiáceos. Después de 4 meses de tratamiento y de aumentar la dosis a 40 mg diarios, esta mujer menciona la aparición de una galactorrea tan pronunciada que se ve obligada a usar almohadillas de lactancia. Las concentraciones de prolactina son de 780 a 1500 ml UI. El análisis de orina muestra que, en algún caso, la mujer aún ha consumido heroína y cocaína, pero que en caso contrario, no ha tomado ninguna droga. Los exámenes dan los resultados siguientes: no hay alteración de los senos, el test de embarazo es negativo, la función tiroidea es normal, tasa de estrógenos, de FSH y de LH normales y IRM de la cabeza sin particularidad. Las reglas han cesado. En Gran Bretaña se han notificado 3 casos de hiperprolactinemia con metadona. Un antiguo estudio había revelado que la metadona puede aumentar las concentraciones de prolactina y que estas últimas pueden ser neutralizadas por la administración de agonistas dopaminérgicos. La liberación de prolactina es inhibida por la dopamina que proviene de las neuronas del hipotálamo. A su vez, esta actividad de las neuronas puede ser inhibida por los opiáceos, lo que provoca una nueva secreción de prolactina. Estas observaciones sugieren que existe una relación entre la toma de metadona y una galactorrea. Al parecer, este efecto adverso, e incluso otros - observados en pacientes con metadona - no se notifican a menudo.
Palabras claves:
  • Metadona
  • Galactirrea
  • Prolactina
  • Agonistas dopaminérgicos

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.