Sesión Bibliográfica Semanal 01 de Junio de 2006 (82)

En un estudio randomizado, a doble ciego, controlado contra placebo, realizado con pacientes aquejados de cefaleas más de 16 días al mes, los autores - después de una fase inicial de 30 días - comenzaron por inyectar un placebo a los pacientes para identificar a las personas que respondían al placebo. Después, los pacientes fueron randomizados y recibieron, a intervalos de 3 meses, o bien inyecciones de placebo, o inyecciones de toxina botulínica (BOTOX) en los músculos pericraneales y en los músculos del cuello. El parámetro primario de evaluación del estudio era un aumento del número de días mensuales exentos de cefaleas pasados 180 días de tratamiento. RESULTADOS: de los 571 pacientes de la fase inicial, 355 fueron randomizados (al acabar la fase placebo, 79% no dieron ninguna respuesta, y 21% respondieron). Las inyecciones de toxina botulínica supusieron para los pacientes un aumento del número de días mensuales exentos de cefaleas de 6,7 por período de 30 días; paralelamente, las inyecciones de placebo alcanzaron un aumento de 5,2 días por mes exentos de cefaleas. Esta diferencia no se consideró estadísticamente significativa. Por primera vez, se dispone de los resultados de un gran estudo randomizado sobre la toxina botulínica. Globalmente, estos resultados son negativos porque el aumento del número de días exentos de cefaleas fue sensiblemente el mismo en los dos grupos. Así pues, hasta la fecha, el uso de la toxina botulínica para tratar las cefaleas no está justificado. Lo que sorprende en este estudio es el efecto del tratamiento placebo.
Palabras claves:
  • Cefaleas
  • BOTOX
  • Inyecciones pericraneales

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.