Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 2007 (88)

El acné es una enfermedad de la piel frecuente y en los casos de moderados a graves es necesario recurrir a una antibioterapia oral. La minociclina (MINAC, etc.) se prescribe a menudo con el argumento de que, comparada con otras tetraciclinas, sería más eficaz y más fácil de tomar y provocaría menos resistencias. Ahora bien, los resultados de una revisión de 27 estudios randomizados han mostrado que la minociclina no era más eficaz que otros antibióticos. Al igual que las otras tetraciclinas, la minociclina puede provocar trastornos gastrointestinales, candidosis, fotosensibilidad, reacciones de hipersensibilidad y también una hipertensión intracraneal benigna. En revancha, la minociclina parece ser la única tetraciclina que provoca una hiperpigmentación de la piel potencialmente irreversible y conduce con mayor frecuencia a síndromes de tipo lupus. Teniendo en cuenta sus efectos adversos, en verdad escasos, pero graves, la minociclina ya no se ha de seguir prescribiendo como tratamiento de primera elección para el acné. Comparada con otras tetraciclinas más baratas, no resulta más eficaz y no parece ser superior en términos de aparición de resistencia. Si resulta indispensable una antibioterapia por vía oral, es importante recurrir a la doxiciclina (DOXYCLIN, etc), a la limeciclina (TETRALYSAL) o a la oxitetraciclina.
Palabras claves:
  • acné
  • enfermedades piel
  • minocilina
  • limeciclina

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.