Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Julio de 2007 (94)

La hipertensión arterial se asocia a el 91% de los casos de infarto de miocardio. Se ha observado que los tratamientos antihipertensivos e hipolipemiantes previenen el infarto. Un reciente ensayo clínico doble ciego, aleatorizado, realizado sobre 33.357 pacientes hipertensos de alto riesgo, con más de 55 años de edad, evaluó el riesgo de padecer infarto de los pacientes tratados con clortalidona, lisinopril o amlodipino. Se observó una reducción de este riesgo en los pacientes tratados con clortalidona, frente a lisinopril o amlodipino en el primer año. Posteriormente el riesgo en los pacientes tratados con clortalidona se mantuvo frente a amlodipino, pero se igualo para el caso de lisinopril. Por todo ello se concluyo que los diuréticos parecen más eficaces a la hora de prevenir el infarto de miocardio que los bloqueantes de canales de calcio y, al menos a corto plazo, que los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina.
Palabras claves:
  • Diuréticos
  • Hipertensión arterial
  • Infarto de miocardio
  • Clortalidona
  • Lisinopril
  • Amlodipino

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.