Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Diciembre de 2007 (98)

La administración directa de toxina botulínica tipo A en las axilas, podría ser un tratamiento seguro y eficaz para evitar la molesta hiperhidrosis, tal y como se ha demostrado en este estudio. El ensayo fue randomizado, ciego y controlado, en el que cada paciente actuaba como su propio control. Se seleccionaron 12 pacientes con hiperhidrosis axilar primaria. Cada paciente recibió tópicamente,200U de toxina botulínica en una de sus axilas, mientras que en la otra sólo se aplicó placebo. La reducción de sudor fue del 65,3% en las axilas tratadas con toxina botulínica, frente al 25,3% de la axila tratada sólo con placebo.
Palabras claves:
  • Hiperhidrosis
  • Toxina botulínica

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.