Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Marzo de 2009 (112)

El mayor órgano endocrino del ser humano, la tiroides participa en la regulación del metabolismo. Las células del epitelio folicular de la tiroides producen la tiroxina (T4) y la triyodotironina (T3), dos hormonas para la síntesis de las cuales hay que absorber cada día 150 mcg de yodo. La síntesis de las hormonas tiroideas está sometida a un lazo de regulación con retroacción negativa. En caso de hormonas débiles el hipotálamo ordena la secreción de TSH (thiroid stimulating hormone o tireoestimulina), que induce la síntesis de las hormonas tiroideas. En caso de trastorno funcional de la tiroides, se empieza por determinar la tasa de TSH. Si es normal, se puede excluir un disfuncionamiento de las hormonas tiroideas. En caso de valores situados fuera de la zona de referencia, a continuación se determinan las tasas de hormonas tiroideas. En caso de valores demasiado bajos, se trata de una insuficiencia tiroidea (hipotiroidismo); en caso de valores aumentados, de una hiperproducción (hipertiroidismo). Las enfermedades autoinmunes -como la enfermedad de Basedow o la tiroiditis de Hashimoto - provocan trastornos de la función tiroidea. En tal caso se determinan algunas tasas de anticuerpos a título diagnóstico. Los principales valores de referencia son los siguientes: TSH: 0,3 - 0,4 mU/l T3 libre (T3): 5,4 - 12,3 pmol/l T4 libre (T4): 10 - 23 pmol/l En general, el diagnóstico de laboratorio se completa por la anamnesis y el examen físico y eventualmente por la ecografía o la escintilografía de la tiroides.
Palabras claves:
  • Tiroides
  • hormonas
  • tiroxina
  • triyodotironina

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.