Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Abril de 2009 (113)

Existen una serie de consejos para la preparación y toma de las comidas en enfermos de Alzheimer. 1. Las comidas se han de convertir en un hábito. 2. Es conveniente que hagan las comidas sentados en la mesa, siempre a la misma hora y en la misma habitación cuyo ambiente debe estar tranquilo y bien iluminado. 3. Las comidas deben ser frecuentes y poco abundantes, incluyendo la máxima variación de alimentos. 4. Se ha de conseguir una inclinación de la cabeza que permita al paciente tragar con más facilidad. 5. Hay que animar a masticar bien los alimentos, pero no es conveniente obligarles a comer por la fuerza. Se le debe ofrecer la comida sin prisas y con mucha paciencia. 6. Los alimentos se pueden partir en trozos pequeños para evitar el atragantamiento. Y facilitar la masticación. Si el paciente no abre la boca conviene masajearle la mandíbula o ponerse delante de él para que pueda imitar nuestros actos. 7. Se puede modificar y adaptar la consistencia de los alimentos. Para conseguir texturas suaves y homogéneas. 8. La ingesta de líquido es muy importante para evitar la deshidratación. El paciente debe beber aproximadamente un litro y medio de líquido al día. En caso de dificultad de ingerir líquido puede hacerse uso de un espesante. El agua u otras bebidas se administrarán solamente cuando el paciente esté alerta, preferiblemente durante el día y en menos cantidad al final de la tarde o durante la noche.
Palabras claves:
  • Enfermedad de Alzheimer
  • Alimentos
  • Preparación

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.