Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Abril de 2009 (113)

La enfermedad de Alzheimer (EA) es un trastorno neurodegenerativo del cerebro y la forma más común de demencia. No se dispone de un tratamiento eficaz que detenga la progresión o prevenga el comienzo de esta enfermedad ya que la fisiopatología de la EA no se conoce en toda su extensión. Hoy en día se están realizando estudios epidemiológicos con el fin de identificar factores de riesgo asociados con la EA. Entre ellos se han propuesto la dieta, el estilo de vida, el estatus socioeconómico…Estos estudios sostienen que los factores nutricionales están asociados con la demencia, y en concreto con la EA, como factores protectores o como factores de riesgo en el comienzo de la enfermedad y como elementos capaces de modificar su curso. Factores de riesgo: - Obesidad. Factores protectores: - Restricción calórica: Países cuya dieta es limitada en grasas y calorías presentan una menor incidencia de EA. Ya que la restricción calórica atenúa el daño oxidativo de proteínas, lípidos y ADN que contribuyen al envejecimiento y a las enfermedades asociadas al envejecimiento, como la EA. - Ácidos grasos omega-3: Una elevada ingesta de pescado se ha asociado con un descenso en el riesgo de EA debido a su alto contenido en ácidos grasos omega-3. - Ácido fólico: Las neuronas son particularmente sensibles al ácido fólico y una deficiencia puede causar anormalidades en la proliferación, diferenciación y supervivencia celular. - Dieta mediterránea. - Antioxidantes y suplementos vitamínicos.
Palabras claves:
  • Enfermedad de Alzheimer
  • Obesidad
  • Ácidos grasos omega-3
  • Ácido fólico

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.