Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Abril de 2009 (113)

El consumo de plantas medicinales ha experimentado un incremento importante en los últimos años. Se utilizan con fines preventivos o curativos, e incluso asociadas a otros fármacos para disminuir las dosis de los medicamentos prescritos. Aunque existe la percepción de que los productos fitoterapéuticos son inocuos, además de tener actividad farmacológica pueden producir efectos adversos e interacciones con otros fármacos. Las posibles interacciones entre plantas medicinales y medicamentos son farmacológicas y, como tales, pueden responder a mecanismos farmacodinámicos, farmacocinéticas o a ambos. El conocimiento de la farmacología de la planta y del medicamento implicado normalmente permite predecir las interacciones farmacodinámicas. . Sin embargo, las interacciones farmacocinéticas, no se pueden predecir con facilidad. La mayoría de las interacciones entre plantas y fármacos que afectan a la absorción lo hacen reduciendo los niveles del fármaco. Cuando la interacción farmacocinética afecta a la distribución, suele deberse a la competición de los principios activos por el sitio de unión a las proteínas plasmáticas. El metabolismo de los fármacos es el mecanismo más importante de interacción. Existen principios activos que son inductores enzimáticos, por lo que aceleran el metabolismo de todos aquellos principios activos que se metabolizan por las enzimas inducidas y, en consecuencia, disminuye el efecto terapéutico. Finalmente, las interacciones que afectan a la excreción tienen lugar entre fármacos que compiten con otros por los sistemas de transporte en los túbulos renales. Ante una posible interacción, lo más importante es determinar la trascendencia clínica de la misma. La precaución debe ser máxima cuando estas interacciones pueden afectar a anticoagulantes orales como la warfarina, cardiotónicos como la digoxina, fármacos como la fenitoína o la teofilina, o fármacos inmunosupresores como la ciclosporina. A continuación se recogen algunas de las plantas medicinales de uso frecuente que han dado lugar a interacciones farmacológicas. Hipérico: Tiene la capacidad de interaccionar con diferentes fármacos, incluidos la ciclosporina, la digoxina, anticonceptivos orales, la teofilina y la warfarina, provocando la reducción de su concentración plasmática. No se debe asociar esta planta medicinal a ningún fármaco de metabolismo hepático. Por otro lado el hipérico podría potenciar los efectos y toxicidad de los IMAO y de los inhibidores de la recaptación de serotonina. Por último, el hipérico ocasionar reacciones de fotosensibilidad, por lo que la administración conjunta con diuréticos tiazídicos, piroxicam, quinolonas, sulfamidas o tetraciclinas, conocidos fotosensibilizadores, podría potenciar dichos episodios. Laxantes: Los laxantes aceleran el tránsito intestinal, por lo que pueden modificar la absorción de otros fármacos. Ginseng Se han descrito interacciones entre el ginseng (Panax ginseng) y la digoxina, las sulfonilureas, la insulina y la warfarina.
Palabras claves:
  • Plantas medicinales
  • Interacciones
  • Hipérico
  • Ginseng

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.