Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Noviembre de 2009 (119)

El síndrome del intestino irritable (SII) se define como un conjunto de alteraciones funcionales intestinales en las que el disconfort o el dolor abdominal se da con la defecación o con un cambio en el hábito defecatorio y con síntoma de alteraciones en esta función. Este síndrome se engloba dentro de los trastornos funcionales, ya que no se conoce cuál es su causa orgánica y actualmente se relaciona con anomalías de la función digestiva, especialmente de la motilidad o de la sensibilidad. Parece que la causa son procesos multifactoriales: factores genéticos, factores dietéticos, trastornos motores, hipersensibilidad visceral, inflamación y factores psicosociales. Las manifestaciones clínicas del SII son los síntomas digestivos atribuibles al intestino, pero también son frecuentes son frecuentes los síntomas atribuibles al tramo digestivo superior y los síntomas extradigestivas. El síntoma predominante es el dolor o disconfort abdominal, que se asocia a un cambio en la consistencia de las heces o en la frecuencia de las deposiciones. Los pacientes suelen hablar de dolor como de tipo cólico de intensidad variable y aparición periódica. Frecuentemente su inicio va unido a estrés o comidas y suele aliviarse con la defecación. La diarrea en el SII suele ser diurna, generalmente posprandial, semilíquida o líquida, acompañada de moco y sensación de evacuación incompleta. El estreñimiento en este síndrome puede durar días o meses, o incluso alternarse con episodios de normalidad o diarrea. Las heces suelen ser duras. Puede aparecer también lumbalgias y otros dolores musculoesqueléticos, dolores hipogástricos, dismenorrea, dispareunia, disuria.
Palabras claves:
  • SII
  • Intestino
  • Diarrea
  • Estreñimiento

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.