Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1996 (7)

Nivel 4: asma grave. Cuando no hay mejoría, tras utilizar dosis bajas de corticosteroides inhalados, puede aumentarse la dosis a 400-1000 mcg/día de beclometasona (u otro a dosis equitativas), junto con los beta-2 adrenérgicos de acción corta en inhalación a demanda. Por otra parte se puede contemplar la posibilidad de administrar corticosteroides por vía oral, durante un corto periodo de tiempo, o de administrar beta-2 adrenérgicos de acción prolongada dos veces al día. Nivel 5: asma muy grave. Si los síntomas persisten a pesar de administrar dosis de corticosteroides en inhalación del orden de 800-1000 mcg de beclometasona, se puede adicionar al tratamiento una teofilina de liberación retardada, siendo de especial utilidad en los casos en que se presentan crisis nocturnas. La teofilina puede presentar efectos adversos. Como alternativa se usan los beta-2 adrenérgicos de acción prolongada en inhalación. Excepcionalmente, nivel 5b, puede instaurarse un tratamiento más largo con prednisona o prednisolona por vía oral (5-10 mg/días alternos). También se pueden utilizar bromuro de ipratropio en inhalación o un beta-2 adrenérgico en inyección subcutánea. Nivel 6: asma estable – reducción de nivel. El tratamiento debe ser revisado regularmente, cada 3 o 4 meses y en función de la sintomatología puede reducirse gradualmente la medicación. Ver ficha: Asma leve-moderado. Tratamiento del asma en niños
Palabras claves:
  • EFECTOS
  • CORTICOIDES
  • IPRATROPIO
  • TEOFILINA
  • BETA-ADRENÉRGICOS
  • RIESGOS
  • ADMINISTRACIÓN
  • DOSIS
  • EFECTOS-ADVERSOS
  • MONITORIZACIÓN

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.