Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1993 (4)

El melanoma es un tumor maligno cuya incidencia parece estar actualmente en aumento. Su diagnóstico precoz es importante porque el tratamiento de las formas iniciales es eficaz. En general el melanoma se desarrolla sobre la piel sana y con menor frecuencia sobre un nevo. Toda lesión pigmentada cutánea cuyo aspecto se modifique rápidamente es sospechosa. Las características siguientes son especialmente indicadoras de un melanoma: - A: asimetría = lesiones ni redondas ni regularmente ovales - B: bordes irregulares = festoneados, dentados o mal definidos - C: color no homogéneo = marrón degradado, marrón claro, rojizo, blanco, azul-negro. - D: diámetro superior a 6 mm. Cualquier lesion sospechosa debe ser objeto de una biopsia-exéresis. El factor pronóstico más importante es la profundidad de la lesión. Después del tratamiento quirúrgico, la supervivencia a largo plazo sin recidiva es del 99%. El riesgo de aparición de un segundo melanoma primario aumenta en los pacientes portadores de un nevo atípico o en caso de antecedentes familiares de melanoma (control cada 3-6 meses). Evitar la exposición al sol (filtros solar total).
Palabras claves:
  • CANCER
  • CONSEJOS
  • MONITORIZACION
  • DIAGNOSTICO
  • PRECAUCIONES
  • RECOMENDACIONES
  • FILTROS-SOLARES
  • SINTOMAS

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.