Sesión Bibliográfica Semanal. 15 de Julio de 2010 (128)

Numerosos estudios han demostrado que la administración de antagonistas del receptor de angiotensina II (ARAII), ya sea conjuntamente con inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECA) o de forma aislada, reduce la morbi-mortalidad en pacientes con insuficiencia cardiaca. No obstante, existe menos información referente a las dosis óptimas que hay que administrar y su relación riesgo-beneficio.

Existen evidencias de que al tratar la hipertensión arterial con dosis elevadas de ARAII en pacientes con insuficiencia cardiaca, se observan mejores resultados. En el caso de losartan, a dosis de 50 mg/día parece no observarse esta mejoría, sin embargo, al administrar dosis superiores a 150 mg/día, se incrementa en plasma la actividad de la renina y, por tanto, las concentraciones de angiotensina II.

El estudio multicéntrico y doble ciego HEAAL, tenía como objetivo comparar la administración de las dos dosis anteriores de losartan.

Participaron 3.846 pacientes con insuficiencia cardiaca de clase II-IV, que presentaban intolerancia a los IECA. Se asignaron aleatoriamente a los dos grupos de tratamiento: 150 mg/día (n=1.927) o bien 50 mg/día (n=1.919) de losartan.

La variable principal del estudio fue la medida compuesta por la mortalidad por cualquier causa o el ingreso hospitalario debido a insuficiencia cardiaca. Se observó, durante una media de seguimiento de 4,7 años, que la administración de losartan a dosis de 150 mg/día reducía significativamente la variable principal frente a la dosis de 50 mg/día: 828 (43%) en el primer grupo frente a 889 (46%) en el segundo. Si se analizaban por separado ambos componentes de la variable, el número de pacientes que fallecieron por cualquier causa fue de 635 en el grupo de 150 mg y de 665 en el de 50 mg, mientras que el ingreso por insuficiencia cardiaca, de 450 y 503 pacientes respectivamente.

En cuanto a la posible aparición de efectos adversos, se registró hiperkalemia (195 frente a 131), hipotensión (203 frente a 145) y alteración de la función renal (454 frente a 317), más frecuentemente en el grupo de 150mg/día en comparación con el de 50 mg/día. Los efectos renales fueron la principal causa de interrupción del tratamiento en ambos grupos.

A la vista de estos datos, los autores concluyeron que la administración de dosis elevadas de losartan permitía obtener el máximo beneficio clínico en el caso de pacientes con insuficiencia cardiaca. No obstante, son necesarios otros estudios que establezcan en qué medida este beneficio se vería afectado con la administración concomitante de un IECA y un ARAII.

Palabras claves:
  • IECA
  • Insuficiencia cardiaca
  • Losartan

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.