Sesión Bibliográfica Semanal. 17 de Septiembre de 2010 (138)

Es la segunda causa más frecuente de vértigo vestibular periférico. Se caracteriza por ataques espontáneos recurrentes de vértigo, pérdida de oído fluctuante, tinnitus y plenitud aural. El ataque de vértigo alcanza una intensidad máxima a los pocos minutos del inicio y luego cede lentamente en las siguientes horas. El paciente percibe una sensación de inestabilidad y mareo después de un episodio agudo. En la mayoría de los casos el síntoma se puede localizar en el oído afectado debido a molestias auditivas. En etapas iniciales, la hipoacusia (sordera) neurosensorial es de baja frecuencia y completamente reversible, pero en etapas tardías se observa hipoacusia residual y puede afectar a las frecuencias media y alta. El síndrome llega a una fase de extinción que da lugar a hipoacusia permanente grave pero cese del vértigo. La correlación patológica se establece por una excesiva acumulación de endolinfa que produce hidropesía. A medida que aumenta el volumen de endolinfa, el laberinto membranoso se expande hasta romperse, produciendo hipoacusia y vértigo. El tratamiento está dirigido, principalmente, a prevenir los cambios osmóticos en la endolinfa. Los medicamentos, como vasodilatadores y diuréticos, son útiles en muchos pacientes. Se recomienda el seguimiento de una dieta baja en sodio y la restricción del consumo de cafeína y tabaco. También se recomienda el tratamiento específico de cualquier alergia subyacente mediante inmunoterapia o la supresión de alergenos alimentarios. Este tratamiento suele ser insuficiente para el control de los episodios de vértigo por lo que se hace necesario un procedimiento quirúrgico.
Palabras claves:
  • Síndrome de Ménier
  • Vértigo

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.