Sesión Bibliográfica Semanal. 10 de Diciembre de 2010 (152)

Estudio doble-ciego, aleatorizado y controlado con el objetivo de evaluar si la administración de sacarosa reduce el dolor y la actividad específica de la médula espinal después de un procedimiento invasivo en los recién nacidos. El estucio incluyó 59 recién nacidos en el University College Hospital (Londres, Reino Unido) que fueron asignados aleatoriamente a recibir 0,5 ml de solución 24% de sacarosa o 0,5 ml de agua estéril 2 min antes de someterse a una punción en el talón. La aleatorización fue realizada mediante un código de aleatorización generado informaticamente y los investigadores, los clínicos, los participantes, y los padres fueron enmascarados a la identidad de las soluciones. La variable principal fue la actividad cerebral específica de dolor evocado por la punción del talón una sola vez, registrado con electroencefalografía, y se identificaron mediante análisis de componentes principales. Las variables secundarias fueron las medidas de línea base de comportamiento y fisiológicas, los resultados observacionales dolor (PIPP), y el reflejo nociceptivo de retracción de la actividad en la medula espinal. Los datos fueron analizados de acuerdo al protocolo. 29 niños fueron asignados a recibir sacarosa y 30 agua esterilizada; 20 y 24 niños, respectivamente, se incluyeron en el análisis de la medida de la variable principal. La actividad cerebral después de la punción del talón no difirió significativamente entre los niños que recibieron sacarosa y los que recibieron agua estéril (sacarosa: media 0,10, IC 95% 0.04 -0 ° 16; agua estéril: media 0,08, 0.04 -0 · 12, p = 0,46). No hubo diferencias significativas entre la sacarosa y los grupos de agua estéril en la magnitud o la latencia de retirada del reflejo nociceptivo de la médula espinal registrado en el bíceps femoral de la pierna estimulada. La puntuación de PIPP fue significativamente menor en lactantes que recibieron sacarosa que en los de agua estéril (media de 5.8, IC 95% 3,7 -7 ° 8 vs 8.5, 7.3 -9 ° 8, p = 0,02) y significativamente más bebés no mostraron ningún cambio en la expresión facial después de la administración de sacarosa (siete de los 20 [35%] vs ninguno de los 24, p <0,0001). Nuestros datos sugieren que la sacarosa oral no afecta significativamente a la actividad en el cerebro neonatal o circuitos nociceptivos de la médula espinal y, por lo tanto, no podría ser un fármaco analgésico efectivo. La capacidad de la sacarosa para reducir las puntuaciones de observación clínica después de los eventos nocivos en los recién nacidos no debería ser interpretado como el alivio del dolor.
Palabras claves:
  • Recien nacidos
  • Dolor
  • Analgesia
  • Sacarosa

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.