Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1993 (4)

El omeprazol se emplea para el tratamiento curativo de las úlceras gástrica y duodenal, de la esofagitis por reflujo gastroesofágico y también para el síndrome de Zollinger Ellison . Desde 1992 se reconoce su empleo para el tratamiento de mantenimiento de la esofagitis y de la úlcera gástrica y duodenal resistente a otros tratamientos. Sin embargo el interés del omeprazol en el tratamiento de mantenimiento ha sido poco evaluado. Para prevenir las recidivas de úlcera duodenal parece preferible recurrir en primer lugar a los antihistamínicos H2 cuya relación beneficio/riesgo está bien establecida: el omeprazol debería reservarse para los casos severos de recidivas a pesar de dicho tratamiento e inoperables. La superioridad del omeprazol sobre los antihistamínicos H2 está demostrada para el tratamiento preventivo de las recaídas de las esofagitis severas, pero no debe olvidarse el interés eventual de una intervención quirúrgica. La posología habitual del omeprazol en tratamiento de mantenimiento es de 20 mg/d pero no se ha demostrado su ventaja sobre una posología de 10 mg/d. No se ha determinado la seguridad de empleo del omeprazol a largo plazo (aunque no se ha observado ningún caso de cáncer gástrico en 168 pacientes tratados durante 5 años con 20-80 mg/d de omeprazol).
Palabras claves:
  • COMPARACION
  • INDICACIONES
  • ADMINISTRACION
  • EFECTOS-ADVERSOS
  • CANCER
  • DOSIS
  • RIESGOS
  • ANTIHISTAMINICOS

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.