Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1992 (3)

La colitis pseudomembranosa resulta de la proliferación intestinal de Clostridium difficile cuyas toxinas provocan una necrosis de la mucosa (pseudomembranas visibles en endoscopia). En el 90% de los casos se debe a un tratamiento antiinfeccioso. Todos los antibióticos pueden estar involucrados (salvo los aminoglucósidos que se excretan poco por la bilis), pero los más frecuentes son la clindamicina (DALACIN°) y la lincomicina (lINCOCIN° ), la amoxicilina ( CLAMOXYL° ) y la ampicilina ( BRITAPEN° ), así como también las cefalosporinas . Asimismo constituyen factores de riesgo una edad avanzada, una hospitalización prolongada, una poliquimioterapia antibiótica, quemaduras extensas, una insuficiencia_renal o un déficit inmunitario. La afección se manifiesta en general entre 5 a 10 días después de iniciar el tratamiento por una diarrea acuosa (5 heces al día), con fiebre, dolores abdominales, emisión de mucus y de sangre. Pueden aparecer complicaciones graves: deshidratación, megacolon tóxico o peritonitis. Después del cese inmediato del tratamiento antibiótico la colitis pseudomembranosa se trata por vía oral con metronidazol ( FLAGYL° : 500 mg 4x/día durante 10 días) o con vancomicina ( DIATRACIN° : 250 mg 4x/día durante 10 días).
Palabras claves:
  • COMPLICACIONES
  • VANCOMICINA
  • DOSIS
  • METRONIDAZOL
  • AMOXICILINA
  • CEFALOSPORINAS
  • CLINDAMICINA
  • YATROGENIA
  • EFECTOS-ADVERSOS
  • AMPICILINA
  • LINCOMICINA
  • TRATAMIENTO

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.