Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1992 (3)

La rosácea (que no debe confundirse con la cuperosa, el acné ni la facies rubicunda del etílico) tiene, a veces, repercusiones estéticas y psicológicas importantes. Empieza por un eritema teliangectásico (dilatación de los vasos pequeños) de la zona central de la cara en la cual aparecen rojeces (""flushs""), desencadenados por la emoción, la ingestión de alcohol o de alimentos y las variaciones de la temperatura ambiente. En segundo lugar aparece una rojez permanente en la cara eventualmente acompañada de papulas inflamatorias, seguidas de pústulas asépticas y lagrimeo. Las tetraciclinas vía oral son el tratamiento de elección para las manifestaciones cutáneas y oculares (queratitis) de la rosácea. El metronidazol en forma de gel dérmico al 0,75% también se ha mostrado eficaz para las manifestaciones inflamatorias de la rosácea (pápulas y pústulas), como las tetraciclinas vía oral, sin efecto sistémico y, al menos a corto plazo, sin efectos adversos locales importantes. (*Actualmente no está comercializado en España).
Palabras claves:
  • SINTOMAS
  • TRATAMIENTO
  • EFECTOS-ADVERSOS
  • ALTERNATIVAS
  • ADMINISTRACION
  • ACNE

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.