Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1991 (2)

Se realizó un ensayo randomizado, a doble ciego, controlado contra placebo con 225 niños entre 6 meses y 6 años que presentaban una fiebre reciente de 38°C por lo menos, sin señales de infección bacteriana, para evaluar el interés de un tratamiento antipirético. Los padres debían administrar a los niños cada 4 horas o bien una solución de paracetamol a dosis de 10 a 15 mg/kg, según la fiebre, o bien un placebo. Tenían que anotar la temperatura rectal 4 veces/día y, 1 o 2 h después de cada dosis, anotar los cambios del estado y del comportamiento del niño según una escala establecida de antemano. No hubo diferencia significativa entre el grupo tratado y el grupo placebo en cuanto a la duración media de la fiebre (34,7 contra 36,1). En el grupo tratado los padres notaron con mayor frecuencia una mejoría de la actividad, pero no hubo diferencia significativa en cuanto al humor, al bienestar, al apetito o a la toma de líquidos. Los autores deducen que, por una parte, el tratamiento antipirético no parece disminuir los mecanismos de defensa inmunitaria, puesto que la duración de la fiebre no se prolongó y que, por otra parte, las ventajas del tratamiento no son impresionantes y que no justifican el uso sistemático de antipirético si el niño soporta bien la fiebre.
Palabras claves:
  • EFICACIA
  • VIRUS
  • TRATAMIENTO
  • LACTANTES
  • DOSIS
  • EVALUACION

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.