Sesionbes Bibliográficas. 01 de Enero de 1996 (7)

La enfermedad de Parkinson es un proceso degenerativo, crónico y progresivo del sistema nervioso central (SNC). El objetivo del tratamiento es mantener la máxima funcionalidad durante el mayor tiempo posible,para lo cual se utilizan diversos fármacos, siendo el principal la levodopa. El tratamiento es individual y debe ajustarse a los síntomas de y la fase de la enfermedad. PACIENTE RECIEN DIAGNOSTICADO: Se tiende a retrasar el inicio del tratamiento con levodopa hasta que los síntomas interfieran con la actividad diaria del paciente por varias razones. La levodopa es eficaz sólo por un tiempo limitado, sus efectos adversos pueden resultar más molestos que la propia enfermedad y algunas evidencias sugieren que su uso podría incluso acelerar la progresión de la enfermedad. Los anticolinérgicos son útiles para mejorar el temblor, síntoma inicial de los pacientes jóvenes, pero presentan efectos secundarios (sequedad de boca, estreñimiento, cuadros de confusión y alucinaciones). La eficacia de la selegilina (IMA0-B) en monoterapia no está claramente demostrada; hay estudios que muestran una acción neuroprotectora, que previene la progresión de la enfermedad, pero otros estudios posteriores llegan a la conclusión de que su acción es puramente sintomática. CUANDO SE PRECISA UN TRATAMIENTO DEFINITIVO: La levodopa es el tratamiento de elección. Se asocia a un inhibidor de la dopa-decarboxilasa (carbidopa, benserazida) para limitar su degradación periférica y efectos adversos (náuseas y vómitos). El tratamiento se inicia a dosis bajas y se va ajustando en función de la respuesta CUANDO APARECEN FLUCTUACIONES EN LA RESPUESTA A LA LEVODOPA Y DISCINESIAS: Aparecen después de un periodo que oscila entre 4 y 5 años y se tratan administrándola con mayor frecuencia o utilizando preparaciones de levodopa de liberación retardada . Los agonistas dopaminérgicos ( bromocriptina , lisurida , pergolida ), de una eficacia parecida, se asocian a la levodopa lo que reduce las fluctuaciones y permite una disminución de la dosis de levodopa. Algunos autores proponen su uso desde el principio del tratamiento, puesto que así se retrasaría la introducción de la levodopa. La apomorfina se utiliza por vía subcutánea o nasal en el tratamiento de los bloqueos o ""fenómenos off"", logrando una remisión de los síntomas de 45 min. TRATAMIENTO DEL PACIENTE MUY DISCAPACITADO: Se precisa la administración repetida de levodopa asociada a la selegilina o a un agonista dopaminérgico. Los anticolinérgicos están contraindicados en pacientes con deterioro cognitivo. En todos los casos las náuseas y los vómitos se tratarán con domperidona .
Palabras claves:
  • CONTRAINDICACIONES
  • EFECTOS-ADVERSOS
  • EFICACIA
  • ASOCIACIONES
  • ANTIPARKINSONIANOS
  • ADMINISTRACION
  • DOSIS

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.