Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1991 (2)

La estrogenoterapia substitutiva durante la menopausia es una práctica corriente. Permite calmar los síntomas neurovegetativos y ejercería un efecto protector contra la osteoporosis . No obstante, esta terapéutica es susceptible de aumentar el riesgo de cáncer de endometrio: por esta razón se aconseja asociar un tratamiento progestágeno. Un estudio de población caso-control ha demostrado que el riesgo de cáncer de endometrio es 5 veces superior en las mujeres que han recibido una estrogenoterapia aislada durante más de 3 años que en las que no tomaron nada (RR=riesgo relativo). Por el contrario el RR es de 1,6 en las mujeres que hayan recibido progestágenos durante 6 meses por lo menos. El RR es distinto según la duración mensual de utilización del progestágeno: es de 2,4 para una utilización de menos de 10 días al mes y de 1,1 para una utilización superior a 10 días al mes. Estos resultados demuestran que la toma de progestágenos durante un mínimo de 10 días por ciclo, disminuye el riesgo de cáncer de endometrio relacionado con la estrogenoterapia. No obstante, los beneficios de los progestágenos deben contrapesarse con los efectos negativos que pueden ejercer sobre el riesgo de cáncer de mama y de enfermedades cardiovasculares
Palabras claves:
  • CANCER
  • TRATAMIENTO
  • EVALUACION
  • ASOCIACIONES
  • RIESGO

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.