Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1991 (2)

La pielonefritis es una infección bacteriana de la pelvis renal y del intersticio renal. Los signos generales de inflamación y, a veces dolores lumbares, se asocian a una bacteriuria y a una piuria. Sistemáticamente debe efectuarse una radiografía de abdomen sin preparación y una ecografía renal, pero no forzosamente una urografía. Las pielonefritis graves deben ser hospitalizadas: presencia de un síndrome septicémico, de un terreno desfavorable (diabético, inmunodeprimido, niño menor de 18 meses), de una causa urológica conocida. En caso de pielonefritis primitiva en una mujer joven puede administrarse el COTRIMOXAZOL , una FLUOROQUINOLONA , una CEFALOSPORINA de 2° o 3° generación o el AZTREONAM , asociados o no a un AMINOGLUCOSIDO durante 10 a 20 días. Si hay signos de gravedad la biterapia ha de ser sistemática y debe proseguirse, al menos, 20 días. En los niños menores de 18 meses hay que asociar un aminoglucósido y una cefalosporina de 3° generación (no administrar fluoroquinolona antes de 16 años) por vía parenteral y, como en los niños de más edad, proseguir el tratamiento hasta después de las exploraciones urológicas. (cotrimoxazol = trimetoprim + sulfametoxazol = ABACTRIM° )
Palabras claves:
  • ELECCION
  • ELECCION
  • SINTOMAS
  • NIÑOS
  • ASOCIACIONESçEDAD

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.