Sesión Bibliográfica Semanal 10 de Enero de 2018 (516)

En los estados Unidos las tasas de suicidio han aumentado en un 26,5% entre los años 1999 y 2015, situándose como la décima causa de muerte con más de 30.000 casos cada año. En este país, al margen del incalculable dolor y sufrimiento en los pacientes y familiares, los intentos de suicidio y suicidios consumados cuestan aproximadamente 33 mil millones de dólares cada año.

La mayor parte del comportamiento suicida se asocia con trastornos depresivos, sin embargo, las pautas de medicación para pacientes con riesgo de tentativa suicida son prácticamente inexistentes. Esta falta de farmacoterapia basada en evidencia se explica en parte por que por lo general los pacientes con muestras de ideación suicida a menudo son excluidos de los ensayos clínicos para antidepresivos, y cuando no lo son no suele realizarse un seguimiento sistemático de la medida del pensamiento suicida. Los antidepresivos estándar pueden reducir la ideación y el comportamiento suicida en adultos deprimidos, mediados por una mejoría general de los síntomas depresivos, pero este efecto puede tomar semanas y los pacientes deprimidos con alto riesgo de intento autolítico necesitan un alivio rápido de la ideación suicida.

La ketamina es un fármaco con propiedades disociativas y bloqueadoras del receptor de glutamato aprobado para uso anestésico que se ha convertido recientemente en un objetivo de investigación por sus efectos antidepresivos, que ocurren en cuestión de horas a dosis subanestésicas. Informes de su capacidad sobre la reducción de la ideación suicida son prometedores, pero los estudios disponibles no se han centrado sobre esta cuestión.

Un nuevo estudio evaluó la eficacia de una infusión adyuvante de ketamina en pacientes con trastorno depresivo mayor que tenían una ideación suicida clínicamente significativa, según la puntuación de la Escala de Ideación Suicida (SSI). Los objetivos exploratorios incluyen el análisis de posibles correlaciones biológicas (cortisol salival) y neurocognitivas, así como la evaluación sistemática de la ideación y el comportamiento suicida mediante la puntuación SSI a las 24 horas y durante el seguimiento no controlado de seis semanas. Como comparador se utilizó el anéstésico benzodizepínico de acción corta midazolam, con una vida media similar y sin efectos conocidos antidepresivos o antisuicidas.

Los 80 adultos seleccionados que presentaban depresión con pensamientos suicidas clínicamente significativos fueron asignados aleatoriamente para recibir una infusión de dosis bajas de ketamina o midazolam. Dentro de las 24 horas, el grupo de ketamina tuvo una reducción clínicamente significativa en los pensamientos suicidas que fue mayor que con el grupo de midazolam. La mejoría en la ideación suicida persistió en gran medida durante el período de 6 semanas de observación no controlada, durante el cual los tratamientos farmacológicos antidepresivos estándar también se optimizaron. El grupo de ketamina también tuvo una mayor mejoría en el estado de ánimo general, la depresión y la fatiga en comparación con el grupo de midazolam. El efecto de la ketamina sobre la depresión representó aproximadamente un tercio de su efecto sobre los pensamientos suicidas, lo que sugiere que el tratamiento tiene un efecto anti-suicida específico. Los efectos secundarios, principalmente la disociación (sentirse espaciados) y un aumento en la presión arterial durante la infusión, fueron de leves a moderados y, generalmente, se resolvieron en cuestión de minutos u horas después de recibir ketamina.

Este estudio muestra que la ketamina ofrece una promesa como tratamiento de acción rápida para reducir los pensamientos suicidas en pacientes con depresión, pero es necesaria investigación adicional que permita comprender el mecanismo de acción de la ketamina e investigar las mejores estrategias y la seguridad del tratamiento a más largo plazo.

Palabras claves:
  • depresión mayor
  • ideación suicida
  • pensamientos suicidas
  • antidepresivos
  • ketamina
  • suicidio

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.