Sesión Bibliográfica Semanal. 09 de Enero de 2019 (565)

Casi el 15% de todas las muertes mundiales se atribuyen a la diabetes. En el año 2015, como ejemplo, murieron por esta causa más de 5 millones de personas antes de llegar a los 60 años. La Federación Internacional de Diabetes estima que 642 millones de personas vivirán con diabetes en el año 2040. La enfermedad también se asocia frecuentemente con la depresión, que a su vez afecta a la forma en que se controlan los niveles de glucosa en la sangre.

Si bien una dieta predominantemente basada en productos de origen vegetal, rica en frutas, verduras, nueces, legumbres y semillas sin (vegana) o con pocos productos animales, se ha relacionado con un riesgo significativamente menor de desarrollar diabetes tipo 2, no está claro si podría estar también vinculada a un mejor estado de ánimo y bienestar.

Para intentar averiguarlo, los investigadores a cargo de esta revisión rastrearon la evidencia disponible y encontraron 11 ensayos clínicos relevantes, publicados entre 1999 y 2017 que comparan, en pacientes diabéticos, dietas basadas en plantas con otros tipos de dietas. Los estudios involucraron a un total de 433 personas, con una edad promedio de entre 50 y 60 años.

Ocho de los ensayos evaluaron el impacto de una dieta vegana y seis incluyeron pacientes que recibieron información sobre una nutrición óptima para ayudarles a comprender mejor los beneficios de una dieta basada en plantas. Los ensayos duraron un promedio de 23 semanas.

Un análisis crítico y sistemático de los resultados mostró que la calidad de vida, tanto física como emocional, mejoró solo en aquellos pacientes con una dieta vegana o basada principalmente en el consumo de productos vegetales. De manera similar, los síntomas depresivos mejoraron significativamente solo en estos grupos, en comparación con otros tipos de dietas.

A nivel clínico, el dolor nervioso (neuropatía) se alivió tanto en los grupos de dieta basados en plantas como en los comparativos, pero más en los primeros. Los niveles promedio de glucosa en sangre (HbA1c) y en ayunas disminuyeron más bruscamente en aquellos que eliminaron o comieron muy pocos productos animales y estos participantes perdieron casi el doble de peso: 5,23 kg versus 2,83 kg. La caída de lípidos en sangre, un factor de riesgo conocido para la enfermedad cardiovascular en estos pacientes, también fue mayor en las dietas basadas en plantas y veganas.

En seis de los estudios, aquellos que siguieron una dieta vegana o basada en plantas pudieron reducir o suspender los medicamentos que tomaban para la diabetes y las afecciones subyacentes asociadas, como la presión arterial alta.

En general, los resultados indicaron que a pesar de que las dietas basadas en plantas eran más difíciles de seguir, al menos al principio, los participantes se mantuvieron en ellas mejor que lo que lo hicieron los grupos de comparación con otros tipos de dietas recomendadas en la diabetes 2.

Los autores finalizan que, sobre la base de evidencia obtenida de esta revisión sistemática, se puede concluir que las dietas con preponderancia de productos vegetales acompañadas de intervenciones educativas pueden mejorar significativamente la salud psicológica, calidad de vida, los niveles de HbA1c y el peso, y por lo tanto facilitar el manejo de la diabetes en muchos pacientes. Además, las dietas a base de plantas podrían, potencialmente, mejorar el dolor neuropático diabético y los niveles de colesterol total y triglicéridos.

Palabras claves:
  • diabetes tipo 2
  • intervenciones dietéticas
  • dieta vegana
  • dieta vegetariana

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.